RRC / Club / HISTORIA / CAPITULO 4

HISTORIA / Cap. 4 Inicio de la Liga: Siempre entre los grandes

En 1929 se crea por fin un campeonato que engloba a equipos de todo el territorio del estado. Los elegidos son 10; F. C. Barcelona, R. C. D. Español, C. D. Europa, Real Madrid, Athlétic Club de Madrid, Athletic Club de Bilbao, Arenas Club, Real Sociedad, Real Unión Club y por supuesto el Racing. En las dos primeras campañas se pasaron apuros, e incluso tuvo que disputar una promoción contra el Sevilla F. C. la primera de ellas. La tercera temporada, el Racing se convierte en uno de los grandes del panorama nacional, siendo imbatible sobre todo en El Sardinero, por lo que se empezó a conocer al feudo racinguista como "el huerto del francés" recordando a un asesino francés que enterraba a sus víctimas en un huerto. El Racing fue dirigido en esta época por entrenadores británicos, como O´Connell, Firth y Galloway, que dieron un aire británico al equipo. Este equipo hizo vibrar a la afición durante los nueve años consecutivos que se mantuvo en Primera, al grito del "¡ra!, ¡ra!, ¡ra!, que tan famoso hicieron los asistentes a la legendaria “gradona de los malditos”.

 

1928-29 - El Racing tuvo que jugar un torneo eliminatorio para poder disputar el primer campeonato de Liga junto a los grandes. Eliminó consecutivamente a Valencia F. C., Real Betis, y Sevilla F. C., convirtiéndose en el único equipo en ganarse una plaza para disputar el campeonato en los terrenos de juego y no por decisión administrativa. La afición esperaba más del equipo, pero no pudo superar el cansancio del torneo eliminatorio y acabó último en la clasificación. De nuevo se encontró con el Sevilla F. C. en la promoción. El Racing viaja a Sevilla donde se disputa el partido de ida. Pese al calor asfixiante el Racing sólo pierde por dos goles a uno y levanta el resultado en la vuelta en los campos de Sport al ganar dos cero con goles de Cladera y Loredo.

 

1929-30 - La segunda temporada del Racing en Primera, comienza con un homenaje a Ramón Santiuste, jugador aficionado del Racing durante 14 años, y que había decidido retirarse en el comienzo de la siguiente campaña. El Racing se enfrenta al Athletic en un emotivo encuentro, en el que se entrega al gran capitán racinguista la medalla al mérito futbolístico. El Racing vence de nuevo en el Campeonato Regional y se clasifica para disputar la Copa del Rey. En Liga, el Racing acaba octavo y siendo campeón el Athletic con gran autoridad. El problema del equipo esta temporada fueron los desplazamientos, ya que perdió los nueve partidos. A mitad de temporada, los malos resultados obligaron a varios cambios. Santiuste coge la presidencia del club e incluso disputa un par de encuentros para ayudar al Racing debido a las numerosas bajas en defensa. Se consiguió la permanencia en la penúltima jornada y recibió al Athletic en la última, aprovechando la ocasión para celebrar una cena de hermandad con el equipo bilbaíno en el Hotel Real.

 

1930-31 - La temporada 30-31 es la mejor en la historia del Racing, acabando segundo en la clasificación, empatado con el Athletic Club que se proclamó campeón por mejor diferencia de goles. Se fichó a un nuevo entrenador y se incorporó a la plantilla a los jóvenes valores que habían despuntado en Cantabria. La opción al título se mantuvo hasta la penúltima jornada, en la que al perder por 4-3 ante el Real Unión Club en Irún, se perdieron todas las esperanzas. Al acabar esta temporada, la recién inaugurada República le quitaba el título honorífico de "Real". El colofón de esta temporada se produjo en París donde el Racing acude a disputar un Torneo Internacional con motivo de la exposición colonial, y al no acudir el Athletic Club el invitado fue el Racing gracias a su subcampeonato. El primer rival es el Wolverhampton Wanderers F. C. al que el Racing derrota contra todo pronóstico. Después el Slavia de Praga se encarga de acabar con las ilusiones racinguistas.

 

1931-32 - La temporada 31-32 también es recordada con cariño por los aficionados racinguistas. El equipo se ha asentado en la División de Honor y se hace respetar. En el campeonato asturiano - cántabro, el Racing tiene un discreto papel, consiguiendo el tercer puesto, tras Oviedo y Sporting. El equipo comienza el campeonato con la moral un poco baja debido al mal papel realizado en este torneo, pero empieza con una victoria ante el Alavés que otorga gran confianza al equipo. El Racing se mantuvo colocado todo el campeonato con los equipos punteros pero sin opción al título. El equipo acaba cuarto, sólo superado por Madrid F. C., Athletic Club de Bilbao y F. C. Barcelona.

 

1932-33 - Esta temporada el Racing defrauda a todos. No es capaz de sacar ni un solo punto en los desplazamientos. El equipo actuó muchos partidos con jugadores suplentes, causando una pobre impresión. El Racing golea en casa pero recibe goleadas cada vez que juega fuera de su estadio. Esta temporada se produce la mayor goleada de la historia del Racing al ganar 9-0 al C. D. Alavés. El Racing acabó como equipo más goleado de la categoría y tercer máximo realizador. El traspaso de Mendaro al Athletic Club de Madrid, por 12.000 pesetas, influyó en el bajo rendimiento del equipo cántabro. Esta temporada, dos racinguistas, Larrínaga y Ceballos, son llamados por la selección española para jugar un partido internacional contra Portugal, aunque sólo el primero acabó jugando, con la mala suerte de caer lesionado. Al acabar la temporada, el Racing jugó cuatro partidos en diferentes puntos del Magreb, logrando un pleno de victorias.

 

1933-34 - El Racing devuelve la ilusión de nuevo a sus aficionados y consigue la segunda mejor clasificación de su historia, con un juego que enamora a toda la afición española. El Racing se pasea en el campeonato regional, que le sirve como pretemporada para afrontar el campeonato. En este campeonato consigue ganar al Santoña F. C. por 19 a 0, en la que aún hoy, es la mayor goleada producida en la historia del club en partido oficial. La actuación del Racing durante el Campeonato de Liga fue excelente, pero pudo ser mejor si no hubiera sido por las lesiones, que dejaron al equipo diezmado durante gran parte de la temporada. El Racing consiguió ganar todos los partidos de casa excepto uno, ante el Donostia F. C., donde cosechó un empate. Cuando faltaban sólo quince días para el final del Campeonato, muere Loredo, a la edad de 27 años, debido a un colapso. Este trágico suceso supuso un gran mazazo para la afición racinguista que se mostraba eufórica por el tercer puesto en la Liga.

 

1934-35 - Esta temporada se decide que la Primera División se amplíe a 12 equipos. El Racing decide no jugar este año el Campeonato Regional, optando por un nuevo Campeonato Super-regional, donde se encontró con equipos de mayor nivel que mejoraron la preparación del Racing de cara al campeonato liguero. La actuación del Racing en este nuevo campeonato fue excelente, ya que sólo fue superado por el Madrid F. C. Tras este gran resultado se afronta la temporada con optimismo pero los resultados no fueron los esperados, sobre todo en casa, donde perdió 10 de los 22 puntos disputados. La primera vuelta fue mucho más decepcionante que la segunda, acabando como "farolillo rojo" con tan solo seis puntos en su haber. Ya liquidada la temporada, el Racing ofreció un homenaje a su ex jugador Óscar Rodríguez jugando un partido amistoso frente al Oviedo F. C. En verano, José María de Cossío era reelegido como presidente del club.

 

1935-36 - Estamos ante una de las mejores temporadas en la historia del Racing, clasificado en la Liga en cuarto lugar, a cuatro puntos del campeón, el Athletic Club bilbaíno. El equipo había sufrido algunos cambios en relación a la temporada anterior que afectaban principalmente a la línea delantera. Lo más destacado de esta temporada fueron las victorias del Racing ante Madrid F. C. y F. C. Barcelona en los Campos de Sport y en sus propios feudos. La temporada, sobre todo en el Sardinero, fue excepcional. El Valencia F. C. se llevó seis goles, cinco el Athletic Club de Madrid y Betis Balompié, cuatro el F. C. Barcelona, Madrid F. C., C. D. Español y Hércules F. C. Al final la hinchada quedó contenta, llena de optimismo para la próxima temporada.

 

1939-40 - Han sido tres largos años sin fútbol y los futbolistas acusaban la inactividad. Nada más terminar la guerra se organiza el Torneo de Copa, denominada del Generalísimo a partir de aquel año. El papel del Racing es testimonial ya que es eliminado a las primeras de cambio por el C. D. Alavés. El equipo cántabro sigue disputando encuentros benéficos, a favor de hospitales sobre todo, y por supuesto, vuelve a ganar el campeonato Regional con un alto promedio de goles por partido. El principio de la temporada fue aceptable, y curiosamente cuando llegan los refuerzos se consiguen los peores resultados. El Racing ocupó durante gran parte de la Liga la última plaza y ese fue su puesto al terminar el campeonato. El Racing descendió por méritos propios, aunque también se acusó la falta de jugadores importantes que a causa de la guerra civil no pudieron estar con el equipo, recurriendo por ello a otros ya prácticamente retirados que jugaron sin sueldo alguno debido a la precaria situación económica. No consiguió ni un solo punto en los desplazamientos y fue el equipo más goleado de Primera División. Todo el mundo pensaba que se volvería pronto a Primera pero se tardaron diez largos años.